La importancia del sueño

Sueño

Vía Adobe Stock.

Aunque es cierto que la finalidad del sueño aún no ha sido del todo estudiada ni descifrada, sí está demostrado que la calidad del sueño se relaciona directamente con la prevención de enfermedades y efectos negativos que pueda causar el no dormir bien. En esta nota te presentaremos una explicación detallada de la importancia del sueño, así como algunos consejos de cosas que puedes hacer y/o evitar para mantener una excelente calidad del sueño.

La calidad del sueño

Muchas personas relacionan la calidad del sueño con la cantidad de horas que pasamos durmiendo, lo cual es importante, pero tenemos que prestar especial atención a otros factores. 

Con calidad del sueño nos referimos a llevar un sueño continuo, sin despertarte a lo largo de la noche. Cuando esto no sucede y tenemos momentos de interrupción, no descansamos bien y no llevamos las etapas del sueño de manera correcta.

Otra cosa importante es que no es recomendable utilizar nuestra cama para tomar siestas o realizar otras actividades que involucren estar despierto. Esto es porque el cerebro toma nota de tus hábitos y aprende que en la cama se puede estar despierto, lo que eventualmente provocará insomnio.

El sueño en la salud

Tener una buena calidad del sueño permite que durante el día estemos más activos, atentos, concentrados y de buen humor. Pero es importante prestar especial atención a las consecuencias de no tener esa calidad del sueño. 

A nivel psicológico, algunos efectos negativos que se producen son la falla de memoria a largo plazo, la lentitud de pensamiento, la irritabilidad y la desconcentración. Esto a niveles menores que eventualmente pueden llegar a detonar una enfermedad como la depresión, la ansiedad o el Alzheimer.

A nivel físico, las complicaciones pueden ser graves, incluyendo la la fibromialgia, la artritis reumatoide, la artrosis, el infarto de miocardio y otras enfermedades cerebrovasculares. Además, está comprobado por médicos que la gente que duerme mal es más propensa a ser obesa y desarrollar diabetes.

Considera también que durante el sueño, nuestro cuerpo produce hormonas que ayudan a combatir infecciones. Por eso, dormir bien ayuda también a evitar enfermedades y mantenerte sano/a.

Sueño

Vía Adobe Stock.

Consejos para dormir bien

  • Intenta dormir de 7 a 8 horas y en niños 10 horas.
  • Evita usar el teléfono o ver la televisión al menos un par de horas antes de acostarte.
  • Procura cenar ligero y hacerlo unas horas antes de dormir.
  • Duerme sin luz, sin ruido y en una cama cómoda.
  • Prueba durmiendo y levantarte siempre a la misma hora.
  • No fumes, bebas alcohol ni café antes de dormir.
  • Intenta leer un libro 15 minutos antes de dormir.
  • En tu día a día consume alimentos como nueces, tomate, pistachos, cerezas, arroz y avena.
  • Antes de acostarte no hagas ejercicio pesado.
  • Mantén tu cuerpo (en especial tus pies) en un ambiente templado.

Ahora que ya conoces la importancia de tener un sueño reparador, las consecuencias al no tenerlo y las recomendaciones de expertos, solo queda poner toda esta información en práctica en tu lugar favorito… la cama.

Esperamos que de ahora en adelante duermas tan bien que se refleje en sueños agradables y no pesadillas. ¿Qué tal soñar con la casa perfecta? Un jardín grande, altos techos y una cocina con la más alta tecnología. Los hermanos Jonathan y Drew Scott se dedican a construir este tipo de casas,  así que no te pierdas “La casa de mis sueños” por Discovery H&H de Megacable.

¡Comparte!

About the author - Isabel Murillo