Las apuestas más extrañas en el Super Bowl

El Super Bowl es uno de los eventos con más trascendencia a nivel mundial y no sólo por el juego, sino por todo lo que le rodea. Al ser el evento deportivo más importante en los Estados Unidos las apuestas no podían faltar, por lo que las casas de apuestas ofrecen una infinidad de líneas para apostar en el juego. Solamente el año pasado se estimó que se movieron alrededor de 4,700 millones de dólares en apuestas. Éstas van desde lo clásico, quién ganará el partido, cuál equipo anotará primero, quién hará la primera intercepción, qué jugador ganará el MVP, cuántos puntos se anotarán en el primer cuarto, etc. Pero hay otro tipo de apuestas que puede que se salgan un poco de lo común o en un lenguaje de futbol americano, que estén en “offside”.
Veamos algunas de éstas raras apuestas.  

En torno al juego está la apuesta de quién ganará el volado inicial.

 

O si un jugador sería o no multado por la NFL, como fue el caso del ex jugador de los Seattle Seahawks, Marshawn Lynch en una edición pasada del Super Bowl.

 

El ya tradicional baño de bebida fría al coach ganador no podía faltar y en las apuestas se juega por cuál será el color del líquido derramado: azul, amarillo o naranja.

 

Dentro de las apuestas extra cancha se podía apostar al color del hoodie con el que iba a salir el coach de Los Patriotas de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, y la apuesta era si el hoodie iba a ser gris o azul.

 

Cuando Lady Gaga fue la encargada del show de medio tiempo las apuestas iban desde de cuál sería el color de su cabello, rubio o rosa, las canciones que iba a cantar y hasta que si se le iba a ver el ombligo. ¿Qué loco no?

 

Regresando con los entrenadores, había una línea de apuesta que era a cuál de los dos coachs enfocaría primero la cámara.  

 

El himno nacional también juega, en una ocasión el cantante Luke Bryan fue el encargado de la interpretación de éste por lo que las apuestas iban desde si iba a cantarlo en 1:58 minutos, si iba a salir con camisa negra, con botas vaqueras y sombrero.

 

Y una más del himno, la vez que Renee Flaming lo interpretó,  las apuestas iban de que si se iba a equivocar o no.

 

Aunque no lo creas el estadio también está en las apuestas, debido al apagón que hubo hace unos años en un juego de campeonato se abrió la línea de apuestas si se iba a ir la luz o no durante el juego.

 

Los analistas deportivos no sólo comentan y dan su análisis del juego, también pueden estar dentro de las apuestas. Podías apostarle a si un analista saldría con una camisa y corbata de un color en específico.

 

Cada que llegan los Patriotas al juego de campeonato no puede faltar en los palcos del estadio la bella Gisele Bundchen, esposa del líder y QB Tom Brady por lo que algunas casas de apuestas lanzaron la apuesta de cuántas veces la cámara enfocaría a la bella modelo.

 

Estas son sólo algunas de las apuestas más raras o locas que puedes encontrar para el Super Bowl por lo que tienes muchas opciones si decides arriesgar tu dinero. Quien quita y en una de esas le apuestas a algo super loco y te vuelves millonario.

¡Comparte!

About the author - Isabel Murillo