Los videojuegos más bizarros

Al hablar de videojuegos siempre nos vienen a la mente esos títulos clásicos o que todo mundo juega, los que uno espera con ansias y que generan millones de dólares en ventas, pero en este inmenso universo gamer han existido otros juegos que quizá no han acaparado tanto los reflectores ya que son poco convencionales. Digamos que sus temáticas, gráficos, etc., son un poco extrañas o bizarras.

 

LSD: Dream Emulator

El nombre lo dice todo, un juego loquísimo que para pesar de muchos fue lanzado solo en Japón en 1998 para la consola de PlayStation y que consistía en un “viaje” por el mundo de los sueños de Hiroko Nishikawa, un trabajador de la empresa que desarrolló el juego y quien se puso a experimentar con la sustancia LSD. En pocas palabras se drogó y el buen amigo se puso a anotar todas sus locas alucinaciones en una especie de diario. Todos estos sueños y cosas que vio en su viajesote sirvieron de base para el desarrollo del juego.

En sí el juego no tenía una historia o dinámica, solo era ir caminando y recorriendo los coloridos y psicodélicos mundos… aunque en algunos casos fúnebres, dando así un toque de terror si le hacías al valiente y jugabas de noche. En estos mundos locos podías encontrarte las criaturas más extrañas que jamás hubieras imaginado.

Sin duda este juego era toda una experiencia surrealista.

 

The Stanley Parable

Un juego realmente extraño y sin sentido en el que todo comienza cuando eres el típico Godínez en una oficina que se la pasa mecanografiando comandos en su computadora hasta que un día dejan de llegar órdenes y comienza “la aventura”. Tomas el control de este Godínez, te levantas de la silla y comienzas a investigar el edificio donde trabajas. ¡Wow! Sí, esa es toda la aventura y dinámica del juego, recorres las oficinas, los pasillos, los cubículos y ya.

 

Seaman

Si eres fan de las mascotas este videojuego quizá te hubiera interesado. Salió en Japón y Norteamérica en 1999 y el año 2000 para la consola Dreamcast de Sega, por si no te acordabas. En este videojuego tu misión era cuidar a una mascota. ¡Ah! Pero si estabas pensando en un adorable perrito o un tierno gatito estás en un error, tu mascota era nada más y nada menos que un pez con rostro humano.

E
ste pez con cara de hombre y a quien Leonard Nimoy le daba vida con su voz era como aquellos Tamagotchis, había que cuidarlo, alimentarlo y acompañarlo por todas las fases de su evolución hasta que se convirtiera en rana.

 

Este juego fue de los pocos que aprovechó el micrófono de la consola ya que con este se lograban la mayoría de las interacciones con el personaje principal.

Goat Simulator

Si tu sueño siempre fue ser una cabra, este juego es para ti. Fue lanzado para Microsoft Windows pero con el éxito obtenido también salió para Mac, Linux, versiones móviles, Xbox y Playstation.

Es un juego en tercera persona en el cual controlas una cabra y vas explorando todo el entorno. La cabra puede saltar, correr, golpear gente y/o cosas, lamer objetos, volar, escalar, etc. En sí no hay una meta que conseguir, sólo es ir explorando el mundo como una cabra aunque de repente puedes encontrar varios retos como alcanzar una altura determinada, realiza volteretas, destruir algunos objetos pero no estás obligado a hacerlo si no quieres.

 

No More Heroes

Por lo general todos los juegos de Wii eran como muy familiares, de Mario, de deportes, etc. Pero este juego fue la excepción ya que trataba sobre Travis Touchdown, un marginado social que al quedarse sin dinero se convierte en asesino para ganarse la vida. Entra a la lista de los 11 mejores asesinos de la sociedad y el objetivo es con su katana láser enfrentarse y matar a todos los demás hasta convertirse en el número uno.  

En Europa y Japón no aguantaron con lo sanguinario del juego y salió la versión sin censura, en donde eliminaron la sangre y la sustituyeron por la transformación en ceniza de los que iban muriendo. ¡Qué chafa! Pero esto no sucedió así en el continente americano donde sí salió la versión sin censura.

 

Si estás cansado de los juegos convencionales no pierdes nada si buscas y pruebas algunos de estos títulos.

 

¡Comparte!
Tags

About the author - Isabel Murillo