Remakes que mejoraron la película original

Aunque una versión siempre parta con desventaja de cara al clásico original, de vez en cuando esto no sucede así, y la película resultante acaba incluso superándola en calidad.

La gran afluencia de ‘remakes’, secuelas y “precuelas” es el principal argumento de quienes afirman que la industria del cine está estancada y pugnando por salir adelante pese a la escasez de ideas. Las películas más exitosas de cada año no suelen ser nunca propuestas originales, en favor de nuevas versiones o continuaciones de films anteriormente exitosos, sin que por lo general tengan demasiada calidad.

No obstante, hay ocasiones en la que esto no sucede así, sino que el ‘remake’ de turno consigue llevar a un producto digno, e incluso superar al material primario. Ha sucedido muy pocas veces como para que alguien siga pensando que es una buena idea, pero cuando ha sucedido el resultado ha sido impecable, y ha compensado las remesas interminables de ‘remakes’ que nos bombardean cada año. A continuación, te ofrecemos una lista de esos excepcionales casos en los que una nueva versión superó a la clásica.

It (Andy Muschietti, 2017)

Empezamos con uno de los ejemplos más recientes y exitosos. Aunque haya quien critique del film de Muschietti su escaso apego a la novela de Stephen King, por lo general tanto el público como la crítica lo ha recibido con los brazos abiertos, y es indudable que ha conseguido más fans que la anterior adaptación de la novela, dirigida en 1990 por Tommy Lee Wallace. Otra cosa, claro, es que el Pennywise de Bill Skarsgärd consiga traumatizarnos en la misma medida que lo hizo Tim Curry.

Scarface (Brian De Palma, 1984)

Más de medio siglo después de que Howard Harwks estrenara Scarface, el terror del hampa, Oliver Stone readaptó el libreto cambiando el nombre del personaje, de Tony Camonte a Tony Montana, así como su procedencia, cubana en vez de italiana. Por lo demás, la terrible historia de ascenso y caída de este gángster, inspirada libremente en la biografía de Al Capone, se mantuvo igual, ganando en cuanto a impacto la versión de De Palma gracias, sobre todo, a un Al Pacino totalmente desatado. Tan legendario es este ‘remake’, que ya se está preparando una nueva versión con Diego Luna.

Millenium: La chica del dragón tatuado (David Fincher, 2011)

Las novelas de Stieg Larsson ya habían sido adaptadas al cine en Europa a manos de Niels Arden Oplev y Daniel Alfredson con, en general, un resultado bastante correcto, por eso no fue muy bien recibida la noticia de que David Fincher, ya entonces uno de los mejores directores de la actualidad, se había interesado por el proyecto. La película, sin embargo, acabó siendo un estupendo ‘thriller’ de grandes interpretaciones -estaba difícil, pero Rooney Mara consiguió superar a Noomi Rapace como Lisbeth Salander- y momentos, como los créditos al ritmo de la hoy tan solicitada Inmigrant Song de Led Zeppelin.

El cabo del miedo (Martin Scorsese, 1991)

La película de los sesenta ya daba bastante miedo de por sí, pero cuando Scorsese se llevó la historia a su terreno era inevitable que nos quedara un film de terror psicológico de impecable factura y endiabladamente entretenido. Tanto Gregory Peck como Robert Mitchum, protagonistas del film original, participaron en este exitoso ‘remake’, pero cualquier interpretación hubo de verse eclipsada por el titánico Robert De Niro y su monólogo sobre Dios.

Infiltrados (Martin Scorsese, 2006)

Scorsese ya había demostrado su buen hacer con los ‘remakes’ a través de El cabo del miedo, pero aún así fue todo una sorpresa que acabara ganando el Oscar a Mejor Director por este film. Y el caso es que Infiltrados no sólo mejora a su original hongkonesa, Infernal Affairs, sino que se yergue como una de las películas de gángsters más espectaculares e intensas de los últimos años, con un amplio reparto en el que absolutamente todos están perfectos.

Amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004)

Antes de meterse en el mundo de las adaptaciones de cómics y empezara a granjearse redactores, Zack Snyder sorprendió a todo el mundo con un espectacular ‘remake’ de Zombi, de George A. Romero. El film no sólo daba muchísimo miedo, sino que además incorporaba a los muertos vivientes que corren procedentes de 28 días después, y se ofrecía como una experiencia increíblemente angustiosa cuando la acción se limitaba a un centro comercial.

 

¡Comparte!

About the author - lrodriguez